Ideas Internacional Noticias

El Covid-19 cambiará nuestra relación con la tecnología para siempre

Brianna Welsh, editorialista del sitio Singularity Hub aseguró que el Covid-19 representa un parteaguas político, económico y tecnológico. En tan sólo unas semanas, nuestra realidad tecnológica cambió: desde el trabajo remoto y los eventos virtuales, hasta el Big Data que monitorea el virus, las tecnologías que tal vez solo eran familiares para una comunidad tecnológica marginal ahora son muy populares; así, es probable que estos cambios estén aquí para quedarse.

Nadie sabe con certeza cómo será el mundo después de que esta crisis haya disminuido, pero como resultado podemos esperar una evolución acelerada de nuestras convenciones y herramientas actuales.

¿Qué consecuencias tendrá el Covid-19 en la tecnología y los negocios?

Realidad Virtual: Comunicación móvil y socialización.

Actualmente estamos en el epicentro del mayor experimento de trabajo remoto de la historia. Las herramientas que nos permiten comunicarnos y colaborar digitalmente, como Slack, Zoom y Dropbox, permiten un trabajo remoto sin precedentes. Basta con mirar el crecimiento explosivo en la herramienta de videoconferencia Zoom (la aplicación se descargó 343,000 veces en un solo día), que creció de una oferta pública inicial de $ 9 mil millones hace menos de un año a un pico en marzo de una enorme capitalización de mercado de $ 44 mil millones.

Te puede interesar:   No se puede tapar el Sol con un dedo

5G.

Suponiendo que habrá un aumento en el trabajo remoto, el internet de alta velocidad será indispensable. China ya está aprovechando el 5G para aplicaciones de salud y para monitorear la propagación del Covid-19. A pesar de la controversia sobre las consecuencias para la salud de las redes 5G (e irónicamente, las teorías de conspiración que culpan a 5G por el coronavirus), el Covid-19 aceleró la demanda potencial de telemedicina, videoconferencia y mundos de realidad virtual, que requerirán una actualización de Internet a escala 5G.

Ciencia de datos: recolección de datos a través de los medios.

Se ha dicho que los datos son el nuevo petróleo en la economía digital, pero eso puede estar subestimando el impacto de los datos. Por ejemplo, la plataforma de Inteligencia Artificial BlueDot superó a la OMS y los Centros de Control de Enfermedades, advirtiendo sobre la propagación de Covid-19 a principios de enero, nueve días antes de que la OMS emitiera un comunicado. Luego predijo correctamente el camino de transmisión a través de varias ciudades.

Te puede interesar:   RAI 2020: Construyendo una industria del futuro

Del mismo modo, los investigadores de la escuela de medicina de Harvard están utilizando datos generados por los ciudadanos para monitorear el progreso de Covid-19 al extraer publicaciones en las redes sociales y utilizar el procesamiento del lenguaje natural para buscar menciones de los síntomas conocidos. La Casa Blanca facilitó un grupo de trabajo dirigido por 60 empresas tecnológicas, incluidas Facebook, Google e IBM, para explorar la posibilidad de aprovechar los datos de ubicación y movimiento de los teléfonos inteligentes de los estadounidenses para obtener una ventaja sobre el coronavirus.

Machine Learning: vacunas y medicamentos más rápidos y baratos.

La Inteligencia Artificial (IA) podría gestionar el descubrimiento inicial de fármacos de dos maneras: 1) seleccionando millones de compuestos químicos para detectar posibles fármacos en pruebas de simulación mucho más rápido que cualquier humano; y 2) identificar objetivos a los que se pueden adherir nuevos medicamentos para hacer que las personas estén menos enfermas o retrasar la propagación de la enfermedad.

Para Covid-19, DeepMind se está enfocando en esto último utilizando AlphaFold, un sistema de aprendizaje profundo que intenta predecir estructuras de proteínas con precisión donde no existen proteínas similares. Y Atomwise está utilizando redes neuronales convolucionales que encuentran patrones en los datos de prueba. La tecnología puede analizar miles de millones de compuestos para identificar un subconjunto prometedor para pruebas en profundidad, comprimiendo años de investigación en semanas. La IA por sí sola no es una bala de plata para superar todos los obstáculos en el desarrollo de vacunas, pero ciertamente puede acelerar las cosas.

Te puede interesar:   Mi historia como Ejecutivo LGBT+ en Schneider Electric

Impresión 3D: dispositivos médicos impresos.

La potencial velocidad y escala de los componentes impresos en 3D se iluminó en Italia cuando los ingenieros desarrollaron una válvula de reemplazo para ayudas respiratorias. Produjeron 100 en un día a un costo de 2 euros cada uno, lo que, sin duda, es mucho más barato de lo que las válvulas suelen costar en el mercado.

Con información de Singularity Hub.

Imagen de Venture Beat.

Facebook Comments
A %d blogueros les gusta esto: