Ideas Noticias

El reto de la alfabetización digital para la Industria 4.0

Tan solo una década atrás, todos los estudios que median la denominada «brecha digital» consideraban el acceso a Internet, la capacidad de adquirir hardware como computadoras, tablets y smartphones, así como la división generacional y la diferencia salarial entre países, como las variables más importantes para medir este fenómeno único del siglo XXI.

En la actualidad, las variables de la brecha digital están cambiando a medida que la vertiginosa evolución, innovación y acceso tecnológico sobrepasan las capacidades de los gobiernos, industrias y ciudadanos del mundo para adaptar y utilizar la tecnología a su favor, evidenciado un  problema de mayor dimensión, mucho más complejo y multifactorial que va desde cuestiones como la infraestructura, la accesibilidad y el conocimiento, hasta la aceptación cultural y la disponibilidad de contenido relevante «glocalizado».  

Gracias a que en los últimos 20 años se han realizado gigantescas inversiones en infraestructura digital alrededor del mundo, hoy, pasamos de casi cero al 55% de la población mundial que ahora cuenta con una conexión fija de Internet, donde el 87% de los hogares en los países desarrollados tiene acceso a este servicio, 47% en los países en desarrollo y 19% en los países en vías de desarrollo, según la UNESCO. En total, 3.7 mil millones de personas alrededor del mundo aún no cuentan con acceso a Internet a través de una conexión fija.

No obstante, el acceso a smartphones y la cobertura de Internet móvil a nivel mundial ha crecido a niveles inimaginables, tanto así, que el porcentaje de personas que pueden acceder a Internet a través de su celular es mayor al de personas que tienen acceso a agua, electricidad o servicios sanitarios básicos, es decir, el 97% de la población mundial ya puede acceder a la tecnología 3G y 4G según revela el último estudio de GSMA; solo en 2018, 300 millones de personas se conectaron a través del Internet móvil por primera vez en sus vidas.

Te puede interesar:   Guanajuato: el epicentro de la industria 4.0

A medida que la humanidad se acerca al punto de saturación en el acceso a las tecnologías de información y comunicación, se hace más evidente el nacimiento de una nueva gama de subniveles «suaves» que componen la nueva brecha digital, donde el impacto en la vida diaria gracias al acceso masivo e ilimitado de información, y los problemas que esto acarrea, nos afectan más que el acceso o carencia tecnológica física (hardware) per se.

Actualmente, el uso inteligente de los datos se ha convertido en la nueva materia prima que impulsa la innovación y el crecimiento del sector público y privado mundial. Ahora, el gran problema ya no es la falta de información para la toma de decisiones, sino la falta de capacidad para procesarla y discernirla correctamente en tiempo real. De hecho, según el World Economic Forum, a partir de este año, la humanidad ya genera más información que el número de estrellas observables en el universo (44 zettabytes).

Para ponerlo en perspectiva, cada minuto en Internet se producen 3.8 millones de búsquedas en Google, se envían 188 millones de correos electrónicos, se consumen 694 mil horas de programación de Netflix y 4.5 millones de videos en YouTube, se bajan 390 mil Apps, se gastan 996 mil dólares en compras online, se crean 41.6 millones de mensajes en Whats App, 87,500 tuits, se realizan 347,222 scrolls en Instagram y 1.4 millones de swipes en Tinder.

Esta situación comienza a crear un abismo entorno a las habilidades digitales, en la banda ancha y procesamiento de los dispositivos móviles, la ciberseguridad y la aversión para emprender cambios abruptos, redireccionando el debate de la nueva brecha digital sobre la alfabetización digital y la necesidad del ‘uso útil’ de la tecnología. 

Para la UNESCO, la alfabetización digital es la capacidad de acceder, gestionar, comprender, integrar, comunicar, evaluar y crear información de forma segura y adecuada a través de tecnologías digitales para generar más empleo, más trabajos especializados y mejor pagados, así como para fomentar el espíritu empresarial.

Te puede interesar:   ¿Qué pasaría si nuestro sistema digital “enfermara”?

Con la aparición, difusión y rápida adopción de las tecnologías de producción digital avanzada de la Industria 4.0 como la Inteligencia Artificial, Big Data, Cloud Computing, Machine Learning, el Internet de las Cosas, Robótica y Manufactura Aditiva, entre muchas otras, el impacto en el futuro de los trabajos es inminente, donde el aumento en la demanda por nuevas habilidades digitales pasará a ser un factor determinante sobre el tipo de trabajos que estarán disponibles y las personas que podrán llevarlos a cabo.

De esta forma, vemos que la brecha digital entre generaciones digitales nativas como la generación Z o la generación Y, entre la generación X y los baby boomers, se desdibuja cada vez más debido a las capacidades digitales, tanto en países desarrollados como en vías de desarrollo.

Un estudio de la Unión Internacional de Telecomunicaciones reveló que en los países de bajos ingresos, solo el 32% cuenta con habilidades digitales básicas como copiar, pegar y enviar correos. En los países de mayores ingresos la tasa ronda el 62% y disminuye a 44% para aquella parte de la población con habilidades digitales standard como el uso de tablas de Excel y presentaciones de Power Point. Solo el un tercio del 1% de la población mundial sabe codificar el lenguaje de las maquinas.

Por otro lado, la OCDE estima que el 14% de los trabajos en los países miembros podrá ser automatizado en los siguientes años, mientras que otro 32% estará en riesgo de ser parcialmente automatizado, por lo que uno de cada dos personas se verá afectada por los cambios tecnológicos de alguna forma. A pesar de ello, esta situación acarrea muchas oportunidades también.

Te puede interesar:   ITM 2020 virtual: plataforma de reactivación económica

Como vimos con la llegada de la PC, entre 1980 y 2015, esta tecnología desplazó a 3.5 millones de personas de sus empleos en EE. UU., pero creó al mismo tiempo 19.2 millones de nuevos trabajos (McKinsey). Lo mismo está sucediendo ahora, a medida que desaparecen empleos fáciles de automatizar, se crean nuevos empleos basados en la creatividad y habilidades digitales como analistas de datos, desarrolladores de APPs, managers de redes sociales, especialistas en ciberseguridad y arquitectos para el Internet de las Cosas, entre muchos otros.

Esta situación se ha acelerado más con la llegada del COVID-19. Debido a que el 70% de los países enfrentaron el confinamiento en sus hogares la primera mitad del año, el aumento del teletrabajo impulsó el uso del Internet en el mismo porcentaje, el uso de la PC en 40%, mientras que el uso de herramientas colaborativas creció más de 600% (Microsoft).

Esta tendencia solo aumentará en los siguientes años. Por ello, hoy es indudable la necesidad de acelerar la digitalización, contar con una mayor conectividad, aumentar la inclusión digital y el desarrollo de la alfabetización digital transversal para todos los gobiernos, empresas y sociedades en el mundo.

Para ayudar con la enorme y apremiante tarea de la alfabetización digital en México, Industrial Transformation México, la Hannover Messe de México y América Latina, realizará la primera exhibición en Realidad Virtual para la Industria 4.0 en el país del 28 al 30 de octubre de 2020, donde todos sus visitantes podrán acceder al programa educativo ‘Futuristc Minds’ y a las conferencias dedicados a impulsar la digitalización de las empresas y RR. HH.

Para más información visita: https://industrialtransformation.mx/

Facebook Comments
A %d blogueros les gusta esto: