Ideas Noticias

Hidroeléctricas de CFE no pueden solas

Hidroeléctricas de la Comisión Federal de Electricidad no podrán solas ayudar a México a alcanzar sus objetivos de energía limpia establecidos en la agenda 2030.

La demanda de energía eléctrica en México aumenta día con día. De acuerdo con cifras de General Electric, cada año, el uso de electricidad en el país incrementa 2%. Esta tendencia continuará al alza con la proliferación masiva de vehículos, dispositivos eléctricos y electrodomésticos.  

En este contexto, a pesar de la voluntad política del presidente López Obrador y su gobierno, la infraestructura de las plantas hidroeléctricas con las que cuenta la Comisión Federal de Electricidad (CFE) no es suficiente para satisfacer esta creciente demanda eléctrica de más de 126 millones de mexicanos alrededor del territorio nacional.

En un informe enviado al Senado de la República, la propia CFE, encabezada por Manuel Bartlett, reconoció que las centrales hidroeléctricas contribuyen sólo con 11.62% de la generación total de energía eléctrica que requiere el país. CFE reconoció que la restante energía eléctrica suministrada a hogares e industrias en México proviene del uso de carbón, combustóleo, gas natural, paneles solares o turbinas eólicas.

Te puede interesar:   Tienen PyMES gran potencial para innovar en la revolución 4.0

Además, la defensa política del gobierno federal de las hidroeléctricas no se ha traducido en inversiones en infraestructura hídrica ni suficientes ni cuantiosas. De 2014 a 2021, la capacidad de generación de las hidroeléctricas creció tan sólo 1% lo que demuestra que la CFE no cuenta con los recursos para ampliar la capacidad de generación de las hidroeléctricas.

Especialistas han advertido que la reforma eléctrica que envió el presidente López Obrador a la Cámara de Diputados en septiembre pasado favorece primero el despacho de las plantas hidroeléctricas por encima de otras fuentes de generación lo que es contraproducente pues las presas, por naturaleza, son acumuladoras de energía y deberían usarse en casos específicos y sólo cuando sea más valioso y no como base para el suministro de millones de hogares y fábricas.

Con las inversiones actuales, sin estimular otras fuentes limpias para generación a gran escala como la energía solar o la energía eólica, las hidroeléctricas de la Comisión Federal de Electricidad no podrán solas ayudar a México a alcanzar sus objetivos de energía limpia establecidos en la agenda 2030 de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Te puede interesar:   Prepara CONCAMIN un Centro de Inteligencia Industrial

Por último, como advirtió Víctor Ramírez, vocero de la Plataforma México Clima y Energía, el problema con las hidroeléctricas es que el cambio climático disminuirá la disponibilidad de agua para cualquier actividad, incluida la generación de energía eléctrica que, por el contrario, tiene una creciente demanda. De apostar sólo por las hidroeléctricas, CFE estaría a merced de lluvias y sequías produciendo un flujo eléctrico intermitente y perjudicial para los consumidores finales.

Facebook Comments
A %d blogueros les gusta esto: