Noticias

La década decisiva frente al Cambio Climático

“Ninguna nación puede resolver el problema del cambio climático por sí solo, y esta cumbre será el paso hacia un futuro seguro, próspero y sostenible”.

“Ninguna nación puede resolver el problema del cambio climático por sí solo, y esta cumbre será el paso hacia un futuro seguro, próspero y sostenible”.

Con estas palabras, el Presidente Biden revivió la diplomacia climática durante la celebración de la Cumbre de Líderes sobre el Clima el pasado fin de semana. En ella, participaron 40 países —de forma virtual— responsables del 80 por ciento de las emisiones de efecto invernadero a nivel mundial.

Tras la cumbre, diversos expertos concluyeron que esta será la única década donde se podrán construir los cimientos que nos permitan revertir las peores consecuencias del calentamiento global. Por ello, si no pasamos de las grandes promesas climáticas hacia los hechos en los siguientes años, no lograremos que el aumento de la temperatura del planeta sea menor a los 2 °C hacia 2050.

El tema es tan crucial que el informe “Riesgos Globales 2020” elaborado por el World Economic Forum, ubica el fracaso global frente al Cambio Climático como el principal riesgo a largo plazo para la humanidad.

La necesidad de lograr cambios radicales es urgente y evidente. Los últimos cinco años han sido los más calientes jamás registrados. Desastres naturales como huracanes, sequias e incendios se intensifican en magnitud y frecuencia. Ecosistemas desaparecen en tiempo récord, generando hambre y enfermedades, mientras que el rápido deshielo de los polos amenaza con acabar diversas poblaciones costeras.

Te puede interesar:   La industria 4.0 impulsa empresas a crear nuevos modelos de negocio

Para revertir esta situación, el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente estima que las emisiones globales de carbono deberán disminuir 7.6 por ciento por año esta década. Aunado a eso, el mundo deberá invertir 460 mil millones de dólares anuales en la adopción de Energías Renovables hasta el 2030.

Estas inversiones servirán para crear empleos verdes, infraestructura sostenible y políticas públicas amigables con el medio ambiente que permitan a los líderes mundiales reducir una cuarta parte de las emisiones que sus países generan en la actualidad.

La buena noticia es que las Energías Renovables, eólica y fotovoltaica principalmente, los sistemas de Eficiencia Energética y las tecnologías de almacenamiento innovan cada año mientras que sus precios descienden. El gran reto ahora es hacerlas accesibles a gran escala.

La mala noticia es que a pesar de que la pandemia del Covid-19 reflejó la necesidad de transitar hacia un mundo más sostenible, la posterior recuperación económica a corto plazo está tentando a algunos países a continuar con el uso de combustibles fósiles.

Te puede interesar:   Obtiene Schneider Electric premio por plataforma IoT para reducir emisiones

De esta forma vemos, que el gran pacto climático de la humanidad para preservar la salud del planeta y de quienes lo habitan, está siendo rebasado por cuestiones geopolíticas, económicas e ideológicas.

Ejemplo de ello se observó durante la Cumbre de Líderes del Clima, donde China dejó muy en claro a Estados Unidos que su cooperación en torno al tema climático estará supeditado a las políticas que ejerza sobre Hong Kong y Taiwán.

Otro grupo de países como Australia, India, Indonesia y Rusia no se comprometieron a reducir su consumo de petróleo, gas y carbón debido a razones económicas, mientras que México relució por ser el único país en defender el uso del combustóleo por cuestiones ideológicas.

La contrabalanza a esta situación se vive en Europa, bloque que se ha comprometido a reducir sus emisiones en 55 por ciento para 2030. A ellos le siguen potencias como Japón, Corea del Sur, Canadá, y más recientemente, Estados Unidos con la llegada del Presidente Biden, países que buscarán reducir sus emisiones entre 45 por ciento y 50 por ciento en la siguiente década.

Te puede interesar:   Los beneficios de contar con una nube Multi Tenant

Sin embargo, se necesita toda la ayuda de la comunidad internacional para poder detener el calentamiento global en este siglo. En caso de no lograrlo, las devastaciones globales reducirán 14 por ciento la producción económica global en 2050, según un reporte de Swiss Re, y causarán la muerte de millones de especies de flora y fauna que pondrán en jaque nuestra supervivencia.

La siguiente cita para ofrecer resultados en esta agenda se dará en noviembre durante la COP 26 en Glasgow, Escocia. Para entonces, la diplomacia climática liderada por Estados Unidos será decisiva para encausar a la comunidad internacional hacia la década más verde y sostenible de la humanidad.

Columna publicada en PV Magazine.
Imagen de USA Today.

Facebook Comments
A %d blogueros les gusta esto: