Ideas Noticias

Nacionalización del litio: una oportunidad perdida

De aprobarse la actual Reforma Eléctrica, en unos años que despertemos del nuevo sueño nacionalista, la oportunidad de ser un líder de la industria del almacenamiento de energía se habrá perdido

Cuando hablamos de energía, la geografía es destino. Así lo fue durante la era de las energías fósiles, donde los grandes jugadores nacieron del hallazgo de pozos petroleros y minas de carbón.

En la era de las energías renovables la situación no es distinta. Hoy vemos como aquellos países con gran potencial eólico y/o solar, así como con acceso a minerales exóticos, están tomando la delantera en esta nueva carrera energética.

No obstante, en ambos casos, los verdaderos ganadores han sido los países que adoptaron una estrategia geopolítica visionaria. Una que les permitió a sus industrias apostar por el valor agregado de sus recursos naturales, materias primas, la competitividad y las herramientas necesarias para adaptarse a las tendencias futuras del mercado energético.

La decisión de nacionalizar el litio y fortalecer el uso de las energías fósiles no tiene fundamento en un mundo que avanza decisivamente hacia la Transición Energética renovable.

En el sentido estrictamente económico, esta visión parece desconocer el hecho de que el 70% de las ganancias de la industria del almacenamiento de energía, valuada en 150 mil millones de dólares hacia 2030 según el World Economic Forum, provendrá de la manufactura de las baterías de Ion de Litio.

Te puede interesar:   Siemens: en la cima de la sostenibilidad

Esto nos coloca nuevamente en un camino erróneo, como sucedió con la expropiación petrolera hace 80 años, cuando apostamos todo al eslabón más débil de la cadena de valor; la extracción de materias primas.

Antes de continuar con esta propuesta, debemos analizar a profundidad el funcionamiento de la industria del almacenamiento, en la cual, muy pocos jugadores pueden participar. Desde la extracción y refinación del litio, hasta la producción de ánodos, cátodos y electrolitos, el montaje de celdas, así como la manufactura de vehículos eléctricos.

Empezando por la extracción, en la actualidad, solo cinco mineras situadas en Australia, Chile, China y EE.UU. extraen el 70% del mineral de litio a nivel mundial. En cuanto a la refinación y procesamiento se repite la historia. Cuatro empresas, de los mismos países, dominan el mercado para la producción de carbonato e hidróxido de litio, el compuesto elemental para el funcionamiento de las baterías de este material.

Te puede interesar:   Solar Power México: plataforma de debate sobre la reforma eléctrica

Si tomamos como ejemplo a Australia, Chile, Argentina y Bolivia podemos ver que el acceso al litio no es el factor determinante para asegurar las ganancias reales de esta industria. En 2020, estos países produjeron el 80% del litio mundial, pero al mismo tiempo carecen de una demanda de baterías a gran escala y no tienen producción nacional de vehículos.

Por ende, estas naciones no cuentan con el potencial para atraer a la cadena de suministro global más allá del refinado de minerales, eslabón que solo representa el 30% del costo de una batería y el 10% del costo total de los vehículos eléctricos. En el extremo se encuentran los países asiáticos. China, Japón y la República de Corea importan hoy el 70% del total del carbonato e hidróxido de litio mundial. En cambio, se han hecho del 90% de la cadena de valor global de la manufactura de baterías, la cuales representan el 40% del costo total de los vehículos eléctricos actuales.

Te puede interesar:   Siemens: en la cima de la sostenibilidad

Bajo este contexto, un país como México con acceso al litio, que tiene una industria automotriz líder, una gran red de tratados comerciales, una cantidad superavitaria de jóvenes STEM y la cercanía con los mercados eléctricos más importantes, tiene todo el potencial de atraer las inversiones y el conocimiento de la industria mundial del almacenamiento.

No obstante, de aprobarse la actual Reforma Eléctrica, en unos años que despertemos del nuevo sueño nacionalista, la oportunidad de ser un líder de la industria del almacenamiento de energía se habrá perdido.

Para ayudar a los tomadores de decisiones en el tema energético, Solar Power México, a celebrarse del 9 al 11 de noviembre en el Centro Citibanamex, ofrecerá de forma gratuita las conferencias mas especializadas sobre el tema del litio y su cadena de valor.

Facebook Comments
A %d blogueros les gusta esto: