Ideas Noticias

No se puede tapar el Sol con un dedo

La suspensión de las subastas eléctricas, la cancelación de los Certificados de Energía Limpia (CEL), los cambios a los contratos de interconexión, el intento de limitar las Energías Renovables argumentando riegos de “intermitencia”, el aumento de las tarifas de transmisión 700 por ciento, la amenaza de una contrarreforma energética, así como la prohibición de los techos solares comunitarios y los sistemas de almacenamiento de energía, son un conjunto de actos equivalentes a querer tapar el Sol con un dedo.

Detrás de todos los intentos por detener a las Energías Renovables en México en el último año y medio, podemos observar una fuerza creciente de hogares, empresas, industrias, comunidades y países en todo el mundo que buscan alcanzar la autosuficiencia energética sostenible en las siguientes décadas utilizando a su favor la misma fuerza natural que nos da vida y hace girar a nuestro sistema solar, y no a través de los residuos almacenados en el subsuelo de la Tierra que son altamente contaminantes.

Los gobiernos del mundo han encontrado consenso en la adopción de las Energías Renovables como la mejor solución para propulsar sus economías, heredar a las futuras generaciones un planeta más sano y limpio, democratizar el servicio eléctrico, iniciar su camino hacia la revolución digital y, en algunos casos, convertirse en verdaderos ejemplos a seguir, lo que aumentará su influencia global y su capacidad de participar en las decisiones más relevantes para la humanidad.

Hoy es un hecho que la Transición Energética Renovable global es imparable. Según la consultora Ember, en el primer semestre de 2020, el 10 por ciento de la energía del planeta fue generada a través de fuentes fotovoltaicas y eólicas, mientras que la generación por carbón disminuyó ocho por ciento. Ahora, países como China, Estados Unidos, Japón, Brasil y Turquía ya generan el 10 por ciento de toda su electricidad a través de la energía eólica y solar.

Te puede interesar:   Conectividad, clave para la industria 4.0: Nokia

Para llegar a este punto, dichos países tuvieron que apostar por una visión a futuro sustentada en políticas públicas de largo plazo que incentivarán las inversiones, la transferencia tecnológica y el desarrollo de industrias estratégicas para brindar desarrollo sostenible, miles de empleos, competitividad, acceso a energía barata y limpia, así como el derecho a un medioambiente saludable a todos sus ciudadanos.

Alemania, uno de los líderes indiscutibles de esta transición, lleva 20 años implementando la “Energywende”, su estrategia de transformación energética que ha llevado al país a generar el 42 por ciento de su energía con fuentes eólicas y solares en la actualidad, dar empleo a 36 mil personas e instalar más de 1.8 millones de paneles solares en hogares, empresas, fábricas y oficinas de gobierno.

En Estados Unidos, un país que se convirtió en las últimas décadas en uno de los mayores exportadores globales de petróleo gracias al fracking, comienza a alejarse de esta industria para insertarse rápidamente en la carrera global de las renovables.

Gracias a fuertes políticas públicas federales como el Crédito Fiscal a la Inversión Solar, la rápida disminución de los costos tecnológicos y el aumento de la demanda por energía limpia, ya existen 78 GW de capacidad solar instalada en todo el país, suficiente para alimentar 14.5 millones de hogares, crear más de 10 mil compañías y 250 mil trabajados verdes (SEIA).

Incluso, Bloomberg Green reveló que tres de las refinerías más grandes de Estados Unidos — Gallup en Nuevo México, Phillips 66 y Martinez en California— serán reconvertidas en plantas de biocombustible ante la baja demanda de gasolina derivada de la pandemia, nuevas reglamentaciones ambientales y pronósticos de crecimiento de demanda exponencial de vehículos eléctricos en los siguientes años.

Sumado a esto, en el Reino Unido, una de las petroleras más grandes del mundo, BP, anunció un plan de reconversión total hacia las Energías Renovables, pues según sus pronósticos, para 2040, el petróleo y el carbón dejarán de ser las fuentes principales de energía a nivel global.

Te puede interesar:   Trina Solar recibe primera certificación IEC 62941:2019 del mundo

Estos son tan solo algunos ejemplos que nos demuestran que por más decretos y acuerdos, no se podrá “rescatar” y dotar de competitividad a una industria energética fósil que está destinada a desaparecer en este siglo.

Otro caso que debería inspirarnos es el de China, el principal consumidor de petróleo y carbón del mundo, así como la nación que cuenta con la mayor cantidad de ciudades contaminadas.

Esta nación logró, en menos de una década, convertirse en el líder de capacidad instalada de energía solar (204.8 GW) y eólica (210 GW) del mundo, el mayor inversionista doméstico y extranjero en Energías Renovables, así como el líder de la manufactura de dichas tecnologías.

La clave para lograrlo fue una mezcla perfecta de incentivos políticos, capacidad económica, responsabilidad medioambiental, visión a futuro y una política industrial estratégica que ayudó a integrar sus principales ventajas comerciales y recursos naturales con diversos jugadores, como empresas e instituciones académicas, para desarrollar toda la cadena de valor futura de las Energías Renovables, como los vehículos eléctricos, la industria de componentes y sistemas de almacenamiento de energía, que ahora lo encaminan a consolidarse como el gran líder de la Transición Energética Renovable global.

Con visión estratégica a futuro y voluntad política, éste podría ser también el escenario de México, pues nuestro país cuenta con todos los elementos para convertirse en la siguiente potencia solar del mundo.

En cuanto a recursos geoestratégicos, nuestros niveles de irradiación solar diarios, que nos ubican como el tercer mejor país en este rubro, y el hecho de que el 85 por ciento del territorio nacional se encuentre dentro del “cinturón solar”, nos permite generar el doble de energía fotovoltaica con la misma capacidad instalada que la mayoría de los países del mundo. Esto nos da la oportunidad única de lograr una verdadera autosuficiencia energética en poco tiempo, al poder llevar la electricidad más limpia y barata que existe a las regiones de mayor marginación y pobreza en el país, proporcionar ahorros a los hogares mexicanos y generar condiciones de competitividad a nuestras pymes e industrias.

Te puede interesar:   Llegó el momento de los eventos híbridos

En cuanto a las industrias futuras que impulsarán la Transición Energética Renovable, hoy contamos con ventajas únicas como el yacimiento de litio más grande del mundo con reservas probadas de 243.8 millones de toneladas, una industria eléctrica, fotovoltaica y de componentes experimentada, una juventud STEM superavitaria, al tiempo que somos el sexto productor y cuarto exportador de automóviles del mundo.

A nivel comercial, nuestra red de tratados comerciales con las regiones más competitivas y prósperas del mundo, como lo son Norteamérica, Europa y Asia Pacífico, nos convierten en un hub logístico natural e imán de inversiones para las industrias del futuro. Por ello, es un despropósito continuar mermando el ambiente de inversiones en el sector energético con nuestros principales socios comerciales que, en la actualidad, representan seis mil 400 millones de dólares y miles de empleos en el país solo en este rubro.

Finalmente, con la llegada de Solar Power México, la feria líder de la industria fotovoltaica en México y Latinoamérica, a celebrarse del 18 al 20 de noviembre de 2020, en el Centro Citibanamex de la CDMX, el acceso a lo último en tecnología fotovoltaica y de almacenamiento de energía, así como a los conocimientos más especializados del sector, ayudarán a impulsar la Transición Energética Renovable en el país y, con ello, convertir a México en la potencia solar que está destinada a ser.

Para mayor referencia sobre SPM 2020 visita el sitio web de SPM: http://www.solarpowermexico.mx/

Facebook Comments
A %d blogueros les gusta esto: