Ideas Internacional Noticias

Nueva tecnología de clasificación de residuos alienta negocio de reciclaje

La rápida evolución de la nueva pandemia mundial de coronavirus, Covid-19, hace que gobiernos y empresas adopten medidas sin precedentes para proteger las vidas y medios de subsistencia de la población. El distanciamiento social de emergencia y las órdenes de cuarentena para aplanar la curva de las tasas de transmisión se promulgaron a nivel mundial.

Los estudiantes aprenden de forma remota a medida que las escuelas se cierran para detener la propagación del virus. Se recomienda u ordena, en algunos casos, a la fuerza laboral «no esencial», que se quede en casa, utilizando la tecnología para trabajar de forma remota. Mientras tanto, algunos trabajadores de servicios esenciales reciben aumentos en sus salarios por hora como pago de riesgo.

La industria del reciclaje enfrenta impacto

Considerados como servicios esenciales en muchos países, las industrias de residuos y reciclaje enfrentan impactos relacionados con el virus, ya que los servicios y prácticas de recolección se están alterando para proteger a los trabajadores. Recibir materiales reciclables implica a menudo una interacción cercana de los trabajadores.

Como resultado, muchos lugares en todo el mundo detuvieron temporalmente la recolección de una porción o de todos los materiales reciclables. En los Estados Unidos, las instalaciones de Michigan y Carolina del Sur pausaron la recolección de materiales de reciclaje colocados en la acera: en su lugar utilizan los vertederos. En el Reino Unido, donde los centros de reciclaje no se consideran «esenciales», se redujeron los servicios de recolección de basura, mientras que otros pausaron el reciclaje por completo para evitar el contacto cercano entre las personas y evitar propagar el virus.

Para mitigar los riesgos inherentes asociados con el coronavirus, el Department of Labor’s Occupational Safety and Health Administration (OSHA)  del Departamento de Trabajo de Estados Unidos, emitió las pautas generales de prácticas seguras de lavado frecuente de manos con agua y jabón, uso de desinfectante para manos, evitar tocar la cara con las manos sin lavar y evitar el contacto cercano con quienes están enfermos. Al momento de escribir este artículo, el OHSA recomienda que las agencias manejen los desechos sólidos con posible contaminación Covid-19 como cualquier otro desecho no contaminado: usar controles de ingeniería y administración típicos, prácticas de trabajo seguras y equipo de protección personal (PPE), como guantes resistentes a los pinchazos y protección para la cara y los ojos, para evitar la exposición de los trabajadores a los residuos y materiales de reciclaje manejados.

Te puede interesar:   Mi historia como Ejecutivo LGBT+ en Schneider Electric

Para minimizar la interacción de los trabajadores, las empresas de reciclaje están ajustando las prácticas del negocio como turnos de recolección escalonados para evitar la exposición al virus. El reposicionamiento manual del clasificador y los descansos escalonados se han implementado para el distanciamiento social. Donde no es posible el reposicionamiento del clasificador, se están colocando barreras temporales entre los trabajadores donde la seguridad es avanzada.

Automatización y avances tecnológicos

Se dice que la necesidad es la madre de la invención. En tiempos de interrupciones sociales y comerciales, las personas encuentran formas de superar el desafío. Con la pandemia de coronavirus, es visible que esto se desarrolla. Los estudiantes desplazados están aprendiendo virtualmente, los ciudadanos en cuarentena están encontrando formas virtuales de mantenerse conectados y los trabajadores «no esenciales» mantienen el negocio funcionando a través de iniciativas de trabajo en el hogar.

Las industrias de residuos y reciclaje enfrentan los problemas de escasez de materiales y mano de obra y la situación va en aumento. Las operaciones de reciclaje deben aprovechar al máximo el material que reciben, con menos trabajadores. «Se han realizado avances en la automatización de los circuitos de clasificación en los extremos frontal y posterior, lo que ha ayudado a las operaciones de reciclaje a disminuir el número de clasificadores manuales al tiempo que aumenta la pureza del material», menciona Fabrizio Radice, Head of Global Sales and Marketing en TOMRA Sorting Recycling.

China National Sword en 2017 inició el motor de innovación para los fabricantes de plantas y fabricantes de equipos utilizados en MRF y patios de reciclaje de metales. Antes de National Sword, el producto reciclado con hasta 10 por ciento de impurezas era aceptable. Luego, se impuso un contenido de impurezas de no más de 0.05 por ciento, y otros países finalmente siguieron el ejemplo de China.

Te puede interesar:   RAI 2020: Construyendo una industria del futuro

«La industria ha crecido desde la recuperación de materiales hasta el refinado de productos reciclados», dice Eric Thurston, Sales Manager Metals de TOMRA Sorting Recycling. «Las empresas quieren que el circuito de clasificación haga la mayor parte del trabajo, por lo que pueden redirigir los clasificadores manuales para utilizar mejor los talentos».

La automatización del proceso está ayudando a proporcionar una mejor separación de los materiales mezclados en el extremo frontal del circuito de reciclaje. El uso extendido de equipos de pre-separación y cribado más avanzados están ayudando a clasificar mejor los valorizables como: el papel, los envases, el vidrio y los metales, en función del tamaño, el color, la densidad y las propiedades balísticas. «Cuanto mejor sea la separación en el extremo frontal, más eficiente será la clasificación por sensores ópticos y se necesitarán menos clasificadores manuales», comenta Thurston.

En el extremo final del circuito de clasificación, donde los valorizables se clasifican en productos finales, las mejoras significativas en las tecnologías de los equipos están ayudando a reducir la cantidad de clasificadores manuales necesarios para la calidad del producto final. Las nuevas tecnologías láser introducidas en los últimos tres años permiten eliminar más impurezas de los productos de metal y papel. Las mejoras en los sensores ahora permiten a los clasificadores ópticos detectar diferencias moleculares finas en PET y materiales de papel para obtener un tipo de producto más limpio.

«Al adoptar un enfoque de pensamiento sistémico para todo el circuito y actualizar tanto el front-end como el back-end», dice Nick Doyle, Recycling Area Sales Manager, West North America en TOMRA Sorting Recycling, «estamos ayudando a los operadores MRF a disminuir significativamente su recuento de clasificadores manuales, en algunos casos en un 50 por ciento o más. Esto no sólo es beneficioso en los tiempos actuales con la pandemia de coronavirus, sino que utiliza mejor el talento de los trabajadores y ahorra a los operadores sumas sustanciales de dinero anualmente.”

Te puede interesar:   No se puede tapar el Sol con un dedo

Tendencias digitales

Hoy en día, se pueden conectar en red más componentes del circuito de reciclaje para mejorar aún más la eficiencia. Las máquinas de clasificación pueden capturar datos operativos, como cuando el circuito está en funcionamiento, la duración, la salida y las alertas de servicio, a las que se puede acceder de forma remota a través de una conexión a Internet. Esto permite a los gerentes emplear la toma de decisiones basada en hechos sobre el equipo y el circuito, mejorar la eficiencia operativa y aumentar la precisión de la clasificación.

La mayor cantidad de datos disponibles combinados con capacidades informáticas significativamente mejoradas ha ampliado el uso de inteligencia artificial (IA) en los equipos de clasificación para ayudar a las operaciones de reciclaje a resolver problemas mucho más complejos que en el pasado. Los clasificadores robóticos y los equipos de clasificación basados en sensores ahora están integrados con capacidades avanzadas de aprendizaje automático para reconocer patrones en el flujo de residuos y hacer una clasificación más inteligente. Doyle sugiere que los operadores consideren emparejar clasificadores reductores ópticos avanzados con robots que utilizan inteligencia artificial para ayudar a mejorar la calidad, al tiempo que necesitan clasificadores manuales.

Como consideración final sobre si un circuito debe actualizarse para mejorar la precisión de la clasificación, Doyle dice: “si no se ha actualizado en los últimos tres años, puede que no sea lo más eficiente posible y una compañía podría estar utilizando más clasificadores manuales de lo necesario. Invertir en el circuito ahora, cuando el volumen y la disponibilidad de mano de obra están bajos, puede ayudar a reducir el impacto en el negocio y pagar dividendos cuando el negocio se recupera a niveles pre-pandémicos «.

Visita TOMRA Sorting Recycle.

Facebook Comments
A %d blogueros les gusta esto: